Un vistazo a las fiestas de la Peregrina 2019

El pasado uno de agosto comenzaban los actos religiosos en honor a Nuestra Señora del Refugio la Divina Peregrina, unos actos que atrajeron a cientos de devotos un año más a nuestro Santuario y a la ciudad de Pontevedra.

La novena fue el pistoletazo de salida, nueve días donde el oferente D. Jorge Gómez Gude descubrió todas las diversas advocaciones que la Virgen María tiene en las letanías como Virgen Misericordiosa, Madre Amable, Madre de la iglesia, o virgen Peregrina.

Las celebraciones durante este novenario fueron armonizadas por la Coral Bella Helenes, una coral que volvió a entonar un año más una de los temas que más se ha enraizado entre los peregrinos y allegados esos días, Sentadiños, todo un himno a la faceta de la Virgen como protectora de aquellos dedicados al mar.

Finalizado el novenario ya estábamos preparados para el día grande de nuestra ciudad, pero antes tendría lugar la ofrenda floral.

Era sábado, y el Sol hizo acto de presencia para que fuera una jornada perfecta y llena de emociones donde cientos de feligreses de diferentes puntos de la geografía gallega y nacional, entregaron sus ramos de flores en forma de símbolo tanto de agradecimiento, como de petición para que la Virgen Peregrina intercediera por sus intenciones.

Mientras, en el interior del Santuario, la presidenta de la Asociación Española Contra el Cáncer en Pontevedra, Josefa Crespo, realizaba la ofrenda en nombre de todos los pontevedreses implorando a la Virgen por nuestro cuidado y protección.

Y llegó el domingo, el día grande, el día La Peregrina. Eran apenas las ocho de la mañana cuando las puertas del Santuario abrían sus puertas para recibir a los más madrugadores, los peregrinos, éstos fueron los primeros afortunados en poder ver la majestuosidad del arreglo floral, y el hermoso traje de la Virgen ornamentado con su báculo de oro.

Transcurría la mañana y pronto el Santuario se llenaba de gente que buscaba sitio para asistir a la Misa Solemne, ésta fue oficiada como todos los años por el Excmo. y Rvdmo. Arzobispo de Santiago D. Julián Barrio Barrio, bien acompañado por los párrocos de San José, Santa María, y S. Bartolomé.

Esta ceremonia fue armonizada por el coro de A Xunqueira I, que hizo las delicias de los asistentes y no es para menos, ya que estamos hablando del premiado como mejor coro escolar español.

Finalizada la Misa ya solo restaba esperar unas horas para poner punto final a las fiestas con la tradicional procesión por las calles de Pontevedra, una cita donde toda clase autoridades militares, políticas, y religiosas hicieron acto de presencia.

Todo el trayecto por el que discurría la procesión estaba repleto, y aquellos que no podían bajar a la calle acompañaron el paso de la Virgen desde su ventana dejándonos a los asistentes unas hermosas improntas de balcones abarrotados con personas que no querían perderse el día en que la patrona de la provincia de Pontevedra salía a encontrarse con su gente.

Emoción, sentimiento, pasión, enternecimiento,… no es fácil describir las caras que los fieles iban dejando al paso de la Virgen mientras volvía a la plaza de la Peregrina, una vez allí tuvo lugar el tradicional baile de las cintas por parte de la Agrupación Duos Pontes que finalizaba con la liberación de la paloma blanca.

Y ahora sí tras cantar la Salve y recibir la bendición, la carroza de la Virgen Peregrina acompañada de los niños y niñas volvía al Santuario para recogerse y poner fin a las Fiestas de la Peregrina.

Desde la Cofradía queremos agradecer a todos aquellos que nos han ayudado para que un año más todos los actos hayan sido un éxito, a las corales, personal de limpieza, mantenimiento, monaguillos, organización, arreglos florales,…muchas gracias, y que viva la Virgen Peregrina.