El Belén de la Peregrina

Ya puedes pasarte por el Santuario y apreciar el Belén de este año, como podrás ver en las imágenes hemos vuelto un año más a innovar en su montaje.

Ahora su ubicación toma un mayor protagonismo ocupando el lado derecho, para que así todo aquel que entre lleve su mirada directamente al nacimiento.

En él se mantienen las piezas artísticas que tantos años llevan con nosotros representando a María, José, el niño Jesús junto a la mula y el buey.

Rodeando en lo que simula ser el portal de Belén destaca el color rojo tan típico de la Navidad y flores verdes adornadas con conchas, el símbolo característico de la Cofradía.

Pero los detalles no terminan ahí y es que todo el altar destaca por estar cargado de poinsettias, muchas de esas que también adornas nuestras casas. Como punto final la Virgen Peregrina vestida de blanco, el color que representa la luz, la pureza, la gloria, el júbilo y la santidad de la vida, esa misma que nos llega en la pobreza de Belén.